Cómo hacer formularios que convierten

Ese es el objetivo de cualquier web, conseguir que un visitante rellene un formulario con sus datos y lo envíe. Da igual qué tipo de formulario, suscribirse a una newsletter, solicitar información, registrarse, o incluso comprar!!.

Para los diseñadores, mejorar la conversión suele traducirse en utilizar colores adecuados, disposición de elementos perfecta, etc. Para los programadores se traducirá en que la usabilidad sea inmejorable, de forma que el visitante no tenga el más mínimo problema a la hora de introducir datos, cuanto menos se teclee mejor, no?.

Sin embargo, ésta es la parte fácil, quizás por ello sea en lo único que nos fijamos, dejando de lado otros aspectos no por ello menos importantes a la hora de conseguir un formulario que convierta.

A continuación os planteo unas cuestiones que, una vez resueltas, conseguirán incrementar las conversiones en vuestras webs.

¿Qué le ofrecemos a cambio a nuestro visitante?

El visitante no va a enviarnos sus datos sólo porque se lo pidamos, no estaría mal que a cambio obtuviera algún beneficio. Es algo obvio y normalmenta ya lo hacemos así, puede ser que ofrezcamos más información en la que está interesado, un producto descargable, etc. Pero lo que se hace bastante poco es darle valor a eso que le ofrecemos. Si es un catálogo de productos, deberíamos señalarlo como el mejor catálogo del mundo mundial!!.

Va a sufrir algún perjuicio por enviarnos sus datos?

Debería quedar claro que no le vamos a bombardear con spam y que en cualquier momento podrá cancelar su «suscripción». Así que podríamos incluir un texto indicando que no vamos a vender sus datos a terceros. Normalmente eso lo incluimos en la política de privacidad, pero si estuviera a la vista, aumentaría la tranquilidad a la hora de entregar datos a una web.

¿Puede confiar en nosotros?

Otra barrera a la hora de cubrir un formulario es superar la confianza en el sitio web. Mostrar logotipos de empresas y publicaciones conocidas aumentarán el grado de confianza y si además miles de personas han cubierto el formulario…. por qué no lo va a cubrir él?. ¿Qué tal si añadimos  mensajes del tipo  «más de 5000 personas registradas».

¿Le va a costar mucho trabajo rellenar el formulario?

Este es un asunto básico, hay veces que los formularios asustan nada más verlos, pidiendo hasta la partida de nacimiento. Cuantos menos datos pidamos, mejor, los imprescindibles. Incluso para las compras on line, con el email, la tarjeta y la caducidad bastarían. Una vez que ha introducido esos datos, ya le pediremos los que nos hagan falta en cualquier otra ocasión.

Una vez que tengamos estas cuestiones básicas resueltas, no hemos terminado el trabajo. Cada grupo de visitantes, cada web, es distinta y aunque pensemos que ahora sí que lo tenemos solucionado, nos queda comprobarlo en el mundo real. Esto lo conseguiremos analizando el comportamiento de los visitantes, utilizando herramientas de análisis que nos permitan conocer qué es lo que ocurre cuando un usuario ve nuestro formulario y que nos den pistas a cerca de por qué no terminan de rellenarlo o no pulsan el botón de enviar. Un ejemplo de este tipo de herramientas es Form Analytics, Así que lo que nos queda es vigilarlo….

Aqui podéis ver un ejemplo de formulario de suscripción a una newsletter que sigue estas recomendaciones

Comments